País:


Videovigilancia reduce en 30% promedio inseguridad en ciudades

videovigilancia

Las cámaras de seguridad se han vuelto uno de los principales instrumentos de políticas públicas para el combate al crimen en países como Brasil, Argentina, Colombia y Venezuela.

La isla de Margarita, en Venezuela, acaba de finalizar la instalación de 100 cámaras de videovigilancia para mejorar la detección de actividades delictivas. El proyecto, al Norte de Suramérica, es el más reciente ejemplo de una estrategia adoptada por cada vez más gobiernos en toda la región: el monitoreo por video para la seguridad ciudadana, que abarca desde detección para evitar actos delictivos, lo que genera una respuesta inmediata de los cuerpos de seguridad, hasta monitoreo de actividades de la comunidad, como recolección de basura y bacheo de calles.

En Agosto, la ciudad de Feira de Santana, en el estado brasileño de Bahía, inauguró un sistema de videomonitoreo totalmente HD que cubre 80% de su territorio a través de 200 cámaras de Axis Communications, creadora de la cámara de seguridad digital. El sistema se sumó a radios interconectando escuelas, unidades de salud y puntos de acceso a banda ancha, haciendo Feira de Santana una de las más grandes ciudades digitales del País.

Maceió, que en 2013 fue apuntada como la capital más violenta de Brasil por el Mapa de la Violencia del Centro Brasileiro de Estudios Latino-Americanos, logró reducir los crímenes en un 70% en algunas áreas monitoreadas por cámaras, y ya está siendo copiada por ciudades cercanas. En ese caso, las cámaras HD se utilizan incluso para lectura de patentes de vehículos.

Se observó un comportamiento semejante en Medellín, Colombia, esta ciudad que hace algunas décadas era conocida como una de las más violentas y peligrosas de América Latina,  hoy en día es catalogada como la más innovadora del mundo, por estar en continua búsqueda de respuestas tecnológicas a las necesidades de su población. Una de esas necesidades fue la modernización del sistema de videovigilancia, que migró de las cámaras análogas al digital, con mejores bondades y resultados.

“Las autoridades están notando la relación directa entre la instalación de cámaras y la sensación de seguridad en la población. Las ciudades que han adoptado cámaras de videovigilancia de alta calidad observan una reducción de por lo menos un 30% en el registro de crímenes, lo que inspira a ciudades vecinas”, explica Andrei Junqueira, gerente de Nuevos Negocios de Axis. “Es una cadena positiva que, en los últimos dos años, ha empezado a cambiar la imagen de ciudades antes vistas como peligrosas para la población local y turistas” comenta Junqueira.

Lo mismo pasó en Junín, Buenos Aires, Argentina. La necesidad era incorporar un sistema de vigilancia para bajar las tasas de inseguridad y controlar todos los puntos de la ciudad con la finalidad de ofrecer un espacio seguro al ciudadano. En la primera etapa del proyecto se instalaron 30 cámaras en diferentes puntos estratégicos, al notar resultados positivos solicitaron instalar 10 cámaras más.

La apuesta de Axis por tecnologías de videovigilancia para monitoreo urbano llevó la empresa a lanzar recientemente la cámara AXIS Q6000-E, que mantiene una visión de 360° en un área extensa, y al mismo tiempo ofrece zoom a objetos específicos. Resultado de dos años de investigación y desarrollo, la solución permite a los operadores supervisar un área de 20.000m2 (equivalente a 2,5 campos de fútbol).

“En el 2015, muchas ciudades suramericanas seguirán buscando soluciones avanzadas de seguridad para un problema que todavía afecta a sus ciudadanos. La buena noticia es que los sistemas son cada vez más asequibles”, dice Junqueira.

octubre 30, 2014
Videovigilancia reduce en 30% promedio inseguridad en ciudades
Popups Powered By : XYZScripts.com