País:


Sentido de propósito es clave para las empresas

PROPÓSITO

El Estudio de la Cultura y las principales creencias 2014 Deloitte demuestra, de nuevo, que aquellos lugares de trabajo que se enfocan en crear un ambiente significativo para todos sus grupos de interés (clientes, colaboradores y comunidades), fomentan cultura con base en un propósito común que permite construir confianza, impulsar la inversión, y “puede llevar a una ventaja competitiva en tiempos de dinamismo económico”.

La encuesta se diseñó para explorar el concepto de cultura en el lugar de trabajo, la cual se define como un grupo de valores y creencias esenciales que no se modifican en el tiempo, y que constituyen el motor del negocio.

También, buscó examinar específicamente si consolidar un propósito comprende grandes niveles de confianza entre las partes interesadas, y conduce al crecimiento de las empresas. El desarrollo de su metodología incluyó indagar una muestra de 1,053 adultos (300 ejecutivos y 753 colaboradores) con contratos de tiempo completo en una organización con mínimo 100 empleados.

La evidencia de la encuesta indicó que enfocarse en el propósito en lugar de los ingresos es lo que genera confianza en el negocio, pero ¿qué definen como propósito las organizaciones?

Cuando se les preguntó a los participantes acerca de las actividades que hacen parte del propósito de su organización, las cinco primeras respuestas fueron:

– Proveer bienes y servicios que impactan significativamente en los clientes (89%).

– Proveer bienes y servicios que promueven un beneficio social (84%).

– Brindar a los colaboradores oportunidades de educación, experiencia y/o capacitaciones (tutorías) (77%).

– Comprometer a los trabajadores a ser voluntarios (74%).

– Generar ganancias para los grupos de interés/accionistas (69%).

Además, Deloitte encontró que los encuestados que creen pertenecer a organizaciones que cuentan con un firme propósito tienden a decir con mayor recurrencia -a diferencia de quienes no trabajan en ellas- que su empresa registró crecimiento positivo (81% vs. 67%), y que superó a sus competidores (64% frente a 44%).

Asimismo, este grupo de colaboradores son mucho más optimistas acerca de las perspectivas a futuro que tiene su organización, pues 91% de ellos siente que su compañía mantendrá o fortalecerá la reputación y lealtad de su marca, a diferencia del 49% de los participantes que consideran estar en una organización sin un fuerte sentido de propósito.

Las organizaciones con un propósito fuerte vinculan la confianza a tres factores principales:

– El deber de entregar los bienes y servicios de la mejor calidad.

– Enfocarse en un crecimiento sostenible a largo plazo.

– La clara comprensión de la misión y visión de la organización y el compromiso con los principales valores.

Por su parte, las compañías que declaran no tener un propósito fuerte, encuentran la confianza ligada casi exclusivamente a factores financieros.

Cuando miramos las prioridades de liderazgo en esas compañías, vemos una tendencia similar. Para organizaciones que reportan un propósito consolidado, lograr un impacto positivo en los clientes suele ser su máxima prioridad, a diferencia de las empresas que no tienen claro su propósito, pues frecuentemente reportan como un tema apremiante la consecución de metas financieras a corto plazo (el estudio apunta a que no hubo mayor diferencia en las principales prioridades de liderazgo declaradas por los colaboradores y ejecutivos).

Ahora bien, el propósito aparece como un mecanismo para impulsar la inversión. Así, los encuestados quienes le prestan una mayor atención a este aspecto, están más convencidos de que su organización incrementará las inversiones año tras año, al contrario de compañías sin una dinámica encauzada al propósito, especialmente en áreas tales como:

– Nuevas tecnologías: 38% vs. 19%.

– Expansión en nuevos mercados: 31% vs. 21%.

– Desarrollo de nuevos productos y servicios: 27% vs. 17%.

– Desarrollo y capacitación del colaborador: 25% vs. 11%.

Además, las empresas con un propósito firme perciben altos niveles de confianza entre los stakeholders (partes interesadas), pues 89% de los colaboradores dice que sus clientes confían en que ellos entregan sus productos y servicios con la más alta calidad -en contraste con un 66% de encuestados que pertenece a organizaciones sin un propósito potente-.

Entonces, si esta información no es suficiente para sugerir que realmente hay razones para crear un fuerte discurso alrededor del propósito y los valores en la organización, los datos de Deloitte también muestran que más colaboradores comprometidos, mayor diversidad, y un estimulo a la innovación, están presentes en las organizaciones que declaran un fuerte sentido de propósito.

A pesar de los beneficios, 20% de los participantes afirman que el liderazgo no logra configurarse como un ejemplo para el resto de la organización, en cuanto a vivir realmente el propósito, y 18% dice que esto no es parte de las evaluaciones de desempeño.

Una vez más, la información es persuasiva. Las organizaciones con misiones fuertes que están enfocadas más allá de unos ingresos, son claras ganadoras en la creación de negocios exitosos y sostenibles.

Esto, visto desde otra perspectiva, significa que crear una fuerte cultura orientada al propósito puede ser la mejor protección contra los difíciles desafíos económicos, políticos y de talento que enfrentan muchas organizaciones hoy día.

Por: China Gorman

* Experta en gestión humana y Directora Ejecutiva de Great Place To Work (GTPW)

www.greatplacetowork.com.ve
septiembre 30, 2015
El sentido de propósito es clave para las empresas
Popups Powered By : XYZScripts.com