País:


¿Pueden multinacionales no consolidar operaciones en Venezuela?

MULTINACIONALES Algunas gerencias corporativas, están solicitando a sus subsidiarias que operan en Venezuela, que les provean razones para no cesar la consolidación de sus estados financieros con los de la casa matriz. Debido al control de cambio de moneda extranjera existente en Venezuela, desde hace varios años las entidades que operan en el país están sujetas a restricciones en la cantidad de divisas que pueden adquirir, derivadas de aspectos como: rechazo de las solicitudes, aprobaciones por importes menores a los solicitados y divisas aprobadas no liquidadas. Por otra parte, y ante la caída internacional del precio del petróleo, producto de cuya exportación depende la economía venezolana, la expectativa es que se reducirá el volumen de divisas que se ofrecerán / aprobarán, a través del sistema de control cambiario. Asimismo, las entidades que operan en Venezuela, están sujetas al cumplimiento de múltiples regulaciones, en diversos ámbitos, como: * Control de precios de los productos que forman parte de la canasta básica. * Regulación del margen máximo de ganancia (30%) respecto al costo de los productos. * Inamovilidad laboral para cierto tipo de trabajadores. * Restricciones para la repatriación de dividendos (80% del resultado del año) y de la inversión en caso de liquidación de la entidad (85% de la inversión extranjera registrada ante el ente regulador). Tanto los inversionistas como las gerencias de las entidades que operan en Venezuela, han venido adaptándose a las imposiciones del marco legal cambiante, a los fines de mantener sus negocios activos. Según el párrafo 10(a)(1) de la sección 810-10-15 - (Consolidación –  Alcance y excepciones - Entidades) de la codificación de las normas de contabilidad (ASC por sus siglas en inglés) del Financial Accounting Standards Board (FASB), una subsidiaria de propiedad mayoritaria no se consolidará si el control no recae en el propietario mayoritario; por ejemplo, si la filial opera bajo restricciones cambiarias, controles u otras incertidumbres impuestos por el gobierno, tan graves, que causan duda significativa sobre la capacidad de los accionistas para controlar la subsidiaria. Los párrafos 2 y 9 de las secciones 830-20-30 (Asuntos de moneda extranjera – Transacciones en moneda extranjera – Medición inicial) y 830-30-45 (Asuntos de moneda extranjera – Traducción de estados financieros - Otros asuntos de presentación) del FASB ASC, indican que si la falta de intercambiabilidad entre dos monedas no es temporal, se considerará cuidadosamente la conveniencia de consolidar, combinar o contabilizar la operación extranjera por el método de la participación en los estados financieros de la entidad que informa. Por una parte, el hecho que existan mecanismos legales para adquirir las divisas, aunque sea en forma limitada, demuestra la existencia de la intercambiabilidad entre la moneda local y el dólar estadounidense; y por la otra, la reducción esperada en la cantidad de divisas en el mercado cambiario, conducirá a volúmenes más bajos de las monedas intercambiadas, pero, con base en la situación actual del sistema de control cambiario, seguirán comprándose y vendiéndose divisas, por lo cual la falta de intercambiabilidad permanente de la moneda no puede utilizarse como razonamiento para que las casas matrices cesen la consolidación de los estados financieros de sus subsidiarias que operan en Venezuela. Los efectos de las regulaciones múltiples a cuyo cumplimiento están sujetas las entidades que operan en Venezuela, podrían conllevar a que las casas matrices extranjeras consideren que su control sobre las subsidiarias venezolanas se ha anulado; en consecuencia, es crítico que sobre una base continua, cada casa matriz y la gerencia de la subsidiaria en el país evalúen los hechos y circunstancias específicas que socavan el ejercicio efectivo del control de los inversionistas,para disponer de elementos de análisis que les permitan decidir oportunamente si la casa matriz tiene evidencia suficiente para cesar la consolidación de los estados financieros de la respectiva subsidiaria venezolana. De conformidad con lo previsto en los párrafos 4(b) y (c) de la NIIF 10 Estados Financieros Consolidados (en lo sucesivo NIIF 10), no se consolidan, si: * Las subsidiarias de una entidad de inversión,  las cuales, con limitadas excepciones, se contabilizan a su valor razonable, con cambios a través de ganancias y pérdidas, de acuerdo con la NIC 39 Instrumentos Financieros: Reconocimiento y Medición. * Los planes de beneficio post-empleo u otros planes de beneficios a largo plazo a los empleados que estén en el alcance de la NIC 19 Beneficios a los empleados. La NIIF 10 no prevé excepción para inversiones en entidades con restricciones severas a largo plazo que limiten la capacidad de la subsidiaria para transferir fondos a la controladora, entre las cuales podría enmarcarse el régimen de control cambiario de divisas vigente en Venezuela.  Sin embargo, es un elemento a evaluar, pero no constituye por sí solo un impedimento de control. Un inversor pierde el control de una subsidiaria, y, por ende, cesa la consolidación, si deja de reunir uno de los tres elementos indicados por el párrafo 7 de la NIIF 10, los cuales son: (a)   poder sobre la subsidiaria. (b)   exposición, o derecho, a rendimientos variables procedentes de su implicación en la subsidiaria. (c)   capacidad de utilizar su poder sobre la subsidiaria para influir en el importe de los rendimientos del inversor. Entonces, se requiere un análisis exhaustivo sobre una base continua por parte del inversionista, asistido con la gerencia de la entidad local, en el cual hay que tomar en cuenta todos los hechos y circunstancias pertinentes para evaluar si específicamente, en cada caso, se satisfacen los tres elementos de control antes mencionados.  A tal fin hay que tener en cuenta, entre otros: * Las situaciones indicadas en los párrafos B80 a B85 de la NIIF 10. * La existencia de barreras (económicas o de otro tipo) que le impidan al inversionista el ejercicio de los derechos sustantivos, como por ejemplo requerimientos legales o de regulación [párrafo B23(a) (vii) de la NIIF 10]. Asimismo, la NIIF 10 señala una serie de indicadores de control, sin orden jerárquico, por lo cual se requiere aplicar el juicio para llegar a una conclusión.  Además, desde nuestra perspectiva, un inversor puede perder el control de una subsidiaria de muchas maneras, incluso sin un cambio en los niveles de propiedad absoluta o relativa o en la ausencia de una transacción, como por ejemplo, cuando la subsidiaria queda sujeta al control del gobierno, una corte, un administrador o un regulador.

 Por: KPMG

Marzo 4, 2015
¿Pueden multinacionales no consolidar operaciones?
Popups Powered By : XYZScripts.com