País:


Pesimismo gana la batalla en las proyecciones petroleras

petroleo 1 En estos momentos existen dos visiones encontradas que pretende explicar el precio del petróleo. La primera de ellas, que llamaremos especulativa, sostiene que el precio de este commodity, está a punto de vivir una capitulación, que no es más que el momento en que inversionistas que apostaron a la subida del crudo, deciden vender sus posiciones masivamente y tomar perdidas, a partir de allí el mercado toca fondo y los precios comienzan a recuperarse. Algunos ven reforzada la posibilidad de la subida, por el hecho de que ha habido una salida de dinero de fondos mutuales que invierten en petróleo y otras materias primas en las últimas semanas. El momento más oscuro de la noche es el instante anterior al comienzo del amanecer, es decir sólo cuando los últimos optimistas cambian de opinión, el mercado puede cambiar su curso. Tal razonamiento, es típico de los que sostienen que la gran mayoría de los inversionistas tienen problemas para identificar hacia dónde van los mercados, por lo que hacer lo opuesto a lo que hace la mayoría aumenta las posibilidades de éxito. Lamentablemente, estos también se equivocan con frecuencia. La segunda visión, podríamos llamarla fundamentalista, en el sentido en que los que la predican, en lugar de buscar una pista de la tendencia futura de los precios del crudo sobre la base de cómo se mueven las apuestas en el sector energía, ponen su atención en la capacidad de producción de la industria petrolera y en el comportamiento de la demanda mundial del crudo. Los analistas de Goldman Sachs son claros representantes de este grupo. Para la gente de Goldman, la deflación de costos de producción en este sector, como consecuencia de una década de fuerte inversión en capacidad productiva, presiona a la baja el precio del crudo. Si a esto sumamos el fortalecimiento del dólar frente a sus principales socios comerciales, moneda en que se cotizan las materias primas, encontramos que se necesitan menos dólares para comprar los mismos barriles de crudo, generando un segundo factor que también empuja hacia abajo el precio del petróleo. Y sin que basten estos factores depresivos, nos encontramos con uno adicional: el desapalancamiento de gobiernos, hogares y medianas empresas de los países desarrollados. Luego de la burbuja crediticia de la década pasada, recursos generados en los países desarrollados se utilizan para bajar los excesivos niveles de deuda de los actores mencionados en el párrafo anterior, y dejan de ser invertidos en actividades que podrían ayudar a expandir el consumo en el primer mundo, incluyendo el energético. Después de la “borrachera” de una burbuja crediticia, siempre viene la resaca. Los fundamentalistas sostienen que el precio del crudo subirá cuando se acabe la sobreoferta existente. Para ello tendrían que bajar su producción los sauditas, los productores de petróleo de esquistos, y uno que otro oportunista, y estos sólo lo harán cuando perciban que el daño que se están auto infligiendo, al producir a precios bajos es mayor que el beneficio de ahogar financieramente a sus competidores. La producción de petróleo en Estados Unidos presenta un incremento significativo a partir del año 2011 cuando era de 7.9 millones de b/d. Para 2014, aumentó a 11.6 millones b/d, lo que representa un incremento de 48%, mostrando al país norteamericano como uno de los principales productores que aportan a la actual sobreoferta global de crudo, que incide de manera importante en los actuales niveles de precio. Lamentablemente para tenedores de deuda venezolana, la Agencia Internacional de Energía no prevé que la sobreoferta de crudo se reduzca en el 2016. ¿Estará el comienzo del nuevo ciclo alcista en manos de los especuladores, que capitulan, o de los jeques que perdonan a sus enemigos? De momento sólo identificamos esas visiones encontradas. Hay un sentimiento pesimista de los inversionistas relacionado el petróleo. A comienzos de este mes, el mercado apuesta por una cotización por debajo de 50 dólares el barril, estos valores no se observaban desde el año 2004.

Por: Grupo Arca

www.grupoarca.net
 
Agosto 19, 2015
Pesimismo gana la batalla en las proyecciones petroleras
Popups Powered By : XYZScripts.com