País:


Los megabancos plantean serios riesgos al sistema financiero global

US-ECO-BANKING-MORTGAGE SECURITIES-JPMORGAN Si algo dejó en claro la crisis financiera de 2008, es que la existencia de megabancos, como J.P. Morgan o el HSBC, crea un gran desafío a los entes reguladores que no saben a cierta cómo blindar a la sociedad de las potenciales manipulaciones que pueden producirse cuando una institución es lo suficientemente grande como para afectar los precios de los mercados donde participa. El escándalo causado por la revelación de los resultados de la investigación conjunta de los gobiernos de EE.UU., Inglaterra y Suiza a cinco grandes bancos internacionales, acusados de manipular transacciones en el mercado internacional de cambios de moneda y que se tradujo en una serie de multas en el orden de los 4.500 millones de dólares, coincidió con un pronunciamiento del G-20, en el que se pide que bancos, como los multados, tengan niveles de capital que pueden llegar a ser el doble de los recomendados por el Acuerdo de Basilea. La lógica de la recomendación es que existen 30 instituciones bancarias internacionales que dado su tamaño y nivel de la relevancia en distintos mercados, pueden llegar a producir perdidas que pondrían en peligro la salud del sistema financiero internacional.  Uno de los grandes problemas de los reguladores, al tratar de controlar la participación de los megabancos en los mercados secundarios, bien sean de bonos, divisas o tasas de interés, es que estos son los grandes intermediarios que dan liquidez al sistema. Buena muestra de ello es que a raíz de que la ley Dodd- Frank redujo los montos máximos de cartera propia de títulos valores de los bancos, la liquidez del mercado secundario de bonos se ha visto reducida. El meollo del asunto es que se necesitan intermediarios con gran músculo económico para que los usuarios finales siempre tengan una contraparte para transar bonos, divisas y derivados. Este rol lo han cubierto, hasta ahora, los grandes bancos y los pocos megabancos de inversión que hoy existen. El problema es que cuando el músculo financiero viene, en gran medida, de los depósitos del público, como es el caso de los megabancos multados, se crean dilemas no sólo éticos sino también económicos.La solución a este problema no viene dada solamente por pedir mayores niveles de capitalización a los intermediarios financieros, también se hace necesario estimular la aparición de otros intermediarios fondeados por recursos privados, además de mejorar el monitoreo interno de los traders de estas megainstituciones. Un reporte reciente de la calificadora Fitch sugiere que los megafondos de pensiones, poco a poco, están empezando a llenar este espacio al expandir su rol como intermediarios financieros, tratando de aumentar la rentabilidad de las carteras a su cargo en un mundo de bajas tasas de interés. Al rotar su cartera de bonos, tomar posiciones en divisas, comprometerse a financiar proyectos de infraestructura, dar garantías y líneas de créditos temporales entran en áreas de negocios de mayor riesgo y retorno, hasta ahora monopolio de los megabancos. Por supuesto, la presencia de nuevos actores crea nuevos desafíos regulatorios.
Por: Grupo Arca
*Empresa de asesoría financiera www.grupoarca.net  
Noviembre 19, 2014
Megabancos plantean serios riesgos al sistema financiero
Popups Powered By : XYZScripts.com