País:


Los líderes regresan a los fundamentos de la estrategia

ESTRATEGIA 2

Antes, los directores generales preguntaban a los académicos y a los consultores por el último modelo estratégico, por la novedad. Actualmente, en el mercado de las ideas de gestión, aparecen constantemente artículos y libros que anuncian el nuevo modelo estratégico del futuro. Pero cada vez son más los directores generales que se muestran decepcionados o escépticos ante la lógica de las modas en el mercado de las ideas de gestión, el desfile de novedades y las promesas de unos modelos estratégicos que pretenden ser la respuesta total y distinta de todo lo anterior.

Los directores generales están retomando la responsabilidad del proceso estratégico como una labor prioritaria. En este movimiento, crece el número de altos directivos desencantados que vuelven su mirada hacia los fundamentos. Así, empiezan a surgir preguntas sobre la esencia de la estrategia, por lo que queda. Crece la curiosidad por revisar los modelos que han resistido bien el paso del tiempo y que, por tanto, han demostrado su utilidad. Se reclama una valoración más crítica de los modelos estratégicos, tomando distancia.

Para determinar lo más importante, la quintaesencia de la estrategia, se requiere extractar y concentrar su sustancia. Y, para realizar esta tarea, se necesitan dos componentes básicos: una mirada histórica sobre la evolución de la estrategia y una propuesta de organización del proceso de gestión de la estrategia que sea útil para la empresa. Revisar lo que queda, los modelos que siguen en pie después de la prueba de la práctica, y mirar hacia el futuro, proponer un nuevo enfoque a la gestión de la estrategia en los próximos años. Recuperar la esencia para proyectarla al futuro.

El proceso de gestión estratégica puede ser visto por la organización como una fuente de aprendizaje constante. El círculo de las decisiones estratégicas pasa por tres etapas, estructurado como la rueda de aprendizaje. Tiene en el centro la razón de ser de la organización: su misión, visión y valores. Las tres etapas que constituyen el proceso integral estratégico son el análisis, la decisión y la implantación. Estas tres etapas están interrelacionadas y forman un continuo estratégico.

Los procesos complejos no siempre requieren modelos complejos. Puede ayudar más a la empresa tener normas y modelos sencillos, que sean comprensibles para todos. La novedad puede ser volver a lo básico y la mayor sofisticación, la simplicidad. La estrategia es analizar dónde estamos, decidir a dónde queremos ir y cómo vamos a hacerlo. Los directivos y sus organizaciones están redescubriendo la esencia de la estrategia.

Por: Marcel Planellas

Profesor del Departamento de Dirección General y Estrategia de ESADE Business School y coautor del libro Las Decisiones Estratégicas

http://mba.americaeconomia.com
mayo 3, 2015
Los líderes regresan a los fundamentos de la estrategia
Popups Powered By : XYZScripts.com