País:


Los caminos más seguros para “quebrar” un negocio

fracaso empresarial Durante los últimos 15 años como empresario, consultor y coach de negocios, he podido recabar información de primera mano, así como investigaciones, de cómo los emprendedores logran fracasar absolutamente al lanzar un nuevo negocio. Este artículo pretende, de una manera directa, hacer una reflexión a los emprendedores y empresarios sobre cuáles aspectos considerar seriamente para no fracasar en el intento de lanzar al mercado una nueva empresa, e incluso, un nuevo producto.
  1. Sobreestimar el conocimiento en los negocios. En la mayoría de los casos donde he podido intervenir directamente, frases como “yo sé lo que hago, no hay manera que fracase”, o “es fácil, tengo amigos exitosos con este tipo de negocio”, son los mayores argumentos para fracasar incluso antes de haber abierto puertas a los clientes.
  El creerse “el gurú emprendedor”, el orgullo y la falta de humildad que no dan cabida a la razón, son las mejores razones para explicar  cómo eliminar toda probabilidad de éxito en cualquier emprendimiento. Una cosa es el know how, que se centra en el conocimiento técnico base del negocio; pero otra diferente es “saber emprender”. Es imprescindible el híbrido entre know how y los fundamentos para iniciar un nuevo negocio, si se quiere tener éxito a largo plazo.
  1. Improvisar. La causa más común del fracaso de un negocio (tanto nuevo como con tiempo en el mercado) es la FALTA DE PLANIFICACIÓN ESTRATÉGICA. Los estudios dicen que la mayoría de los negocios exitosos iniciaron con una planificación, y que la otra parte decidieron planificar en algún momento posterior.
Quien improvisa está cediendo su entera responsabilidad a “la suerte”, así que al fallar (y sucederá), tendrá su mejor excusa. Esta es una de las razones por las cuales, el más del 85% de los emprendimientos en América Latina quiebran en sus 4 primeros años.
  1. No proyectar gastos e imaginar ingresos. Antes de empezar un nuevo negocio, los emprendedores piensan en cuán rentable podrá ser y en cómo cumplirán los sueños personales que la seguridad económica puede brindarles: casas, carros, viajes, educación, ahorros, fama, poder. Sin embargo, estos sueños quedan allí, en la imaginación, porque no se realiza una proyección de gastos ni de ingresos, lo más cercano posible a la futura realidad. Entre los gastos y costos que son parte del nuevo negocio encontramos: materia prima, distribución, oficina, luz, agua, salarios, bonos, prestaciones, gastos legales, seguridad social, seguros, etc.
Se debe tomar el tiempo para “sacar la cuenta” y conocer cuánto podría gastar la nueva empresa al año y, por ende, al mes. Esto permitiría tomar previsiones y consideraciones financieras para el futuro. Iniciar una empresa solo con un “supongo o imagino que gastaré tanto mensual”, es una de las frases absolutas de fracaso comercial. Por otro lado, imaginar la abundancia, la riqueza, la prosperidad, es solo consecuencia de iniciar una nueva empresa, es una ilusión muy peligrosa, sobre todo para los nuevos emprendedores. La imaginación es esencial para emprender, pero también se necesita poner los pies en la tierra y tener la capacidad de conocer cuánto se necesitará para empezar operaciones, durante el primer año y una proyección futura. Vivir en la "Isla de la Fantasía" es la mayor satisfacción de muchos nuevos emprendedores.
  1. Obviar los trámites legales
Una decisión excelente para quebrar un emprendimiento naciente es menospreciar los trámites legales que toda empresa debe cumplir: realizar el Registro Mercantil, solicitar los permisos en el Ministerio del Trabajo y Seguridad Social, registro y pagos en el sistema nacional de impuestos así como regionales, llevar libros contables legales, etc.). Creerse “más inteligente” que el resto en la sociedad, es un mal que aqueja a muchos en Hispanoamérica -y en el resto del mundo. Dejar de cumplir estas obligaciones al inicio, traerá mayor pérdida de tiempo y dinero posteriormente. Las multas, las imposiciones, la pérdida de credibilidad, estar al margen de la ley y hasta arrestos por evasión de pago de impuestos, son determinantes para sacar del mercado a una empresa naciente.

Por: Engelbert González

Coach certificado, conferencista especializado en Gerencia y Liderazgo www.tiempodeliderazgo.com
Noviembre 12, 2014
Los caminos más seguros para "quebrar" un negocio
Popups Powered By : XYZScripts.com