País:


Los caminos más seguros para “quebrar” un negocio (parte II)

fracaso empresarial 2 El consultor Engelbert González publicó en su sitio tiempodeliderazgo.com, un artículo que publicamos bajo el título "Los caminos más seguros para quebrar un negocio" -http://www.altag.net/los-caminos-mas-seguros-para-quebrar-un-negocio/-. Ahora, reproducimos la segunda parte de este trabajo, debido a sus útiles consideraciones sobre el fracaso empresarial, las cuales deben tenerse en cuenta: Hoy veremos otras claves que usualmente utilizan los emprendimientos que fracasan prontamente. Evidentemente, estos puntos pretenden que –si eres emprendedor- los consideres seriamente para que puedas fortalecer tu emprendimiento y no falles “antes de comenzar”. El mundo del emprendimiento tiene muchas paradojas que se vuelven experiencia documentadas de cómo no hacer negocios. El emprendedor necesita tomarse tiempo para investigar sobre el éxito de las grandes corporaciones en el mundo y de las empresas locales que han mostrado crecimiento.
  1. Ignorar el poder del Marketing o Mercadeo
Seguimos en el área de “orgullo exacerbado” por falta de conocimiento del emprendedor. He podido conocer empresas fracasadas sencillamente porque tomaron la alternativa de no conocer el mercado al que pertenecía su negocio, o porque presumieron que tenían toda la información necesaria. A la vez, creyeron que por comercializar productos/servicios que todos quieren y necesitan, no dieron a conocer su incorporación al mercado, ni la diferenciación de su oferta. El marketing o mercadeo es la oportunidad y responsabilidad del emprendedor de dar a conocer qué producen, cuál es su ventaja competitiva, establecer precios adecuados, así como la distribución en el mercado objetivo. También es importante considerar, en un mundo globalizado 2.0, el uso de las herramientas tecnológicas (como la Internet, Redes Sociales, Apps), dan protagonismo a las empresas que saben utilizarlas. De cierto, crean mercados, más rápido, más fácil y menos costosos.
  1. No tener un plan de ventas con metas específicas
Muchos emprendedores creen que “los Clientes rápidamente vendrán y les harán ricos en poco tiempo”. Esto es creer más en la buena suerte que en un plan estratégico de ventas para alcanzar el éxito. La mayoría de los emprendimientos fracasados iniciaron con la utopía que serían famosos en muy poco tiempo y que los ingresos rebasarían cualquier imaginación. Como dijo Zig Ziglar, experto en Ventas, “Sin metas, no hay nada qué cumplir”. Sin metas definidas en ventas, esto quiere decir: sin un área de ventas, sin un responsable de las ventas, sin profesionales en ventas que traigan clientes; más temprano que tarde, el emprendimiento fracasará. Desde considerar cuántos prospectos de clientes deben contactarse diariamente, cuántos nuevos clientes se esperan cada mes, hasta el monto de dinero que se requiere ingresar a caja cada semana, es parte del plan de ventas una empresa exitosa.
  1. No diferenciarse de la oferta existente
Ser uno más del montón es una idea errada para quienes quieren triunfar en el mundo de los negocios. Formar parte de un mercado saturado de vendedores de lo mismo no es exactamente ser el protagonista. Es como lanzar una sardina en un cardumen y luego tratar de identificarla. Una de las características más arraigadas de un emprendedor es su anhelo de innovar, de ofrecer productos/servicios que nadie más ofrezca, de ser diferente en un mercado lleno de proveedores iguales. Iniciar operaciones sin ninguna innovación en un mercado maduro podría ser una catástrofe temprana. Como mínimo, el emprendedor, debe definir y acentuar las diferencias con la competencia ya existente. Por ejemplo: mayor velocidad en respuesta a pedidos, mayor stock, garantía de servicio por más tiempo, respaldo internacional, valor añadido.
  1. Empresa = caja chica personal
Los emprendimientos pequeños a medianos, donde no existe la figura de Administrador, el o los emprendedores suelen tomar del dinero de la caja registradora para pagar sus asuntos personales, o sencillamente porque “lo necesitan”. La frase “lo repondré” se transforma en un hueco financiero que no permite crecer a la empresa naciente. La va desangrando hasta que esta quiebra irremediablemente. Conozco de primera mano a varios empresarios que quebraron sus empresas, sin oír nuestros consejos, porque tomaban dinero que no contabilizaban, y que al final de mes no recordaban que debían a la empresa. Una empresa NO es una caja chica personal, debe tener como propósito dar ganancias, y compartir estas entre los emprendedores, cuando se obtengan. El emprendedor debe optar, desde el inicio, por establecer una asignación mensual (semanal o anual), de esta manera evitará la tentación de desfalcar su empresa y se verá forzado a cumplir metas de ventas.
  1. Pedir prestado sin control y sin plan de pago
La mayoría de los emprendimientos nacen con dinero prestado (de papá y mamá, de un amigo, o de un banco). Este dinero llamado Capital Inicial, tiene como objetivo suplir al emprendimiento de las herramientas necesarias para comenzar las operaciones (mercancía, materia prima, mobiliario, tecnología, inmueble, etc.) y cubrir los gastos de los primeros meses (pago de empleados, impuestos, proveedores, telefonía, luz, etc.). También resulta usual que los empredimientos que quiebran, piden dinero prestado, pero no establecen una agenda de pago. Poco a poco, suelen pedir prestado para pagar otros préstamos. Estos emprendedores suelen perder credibilidad, pierden relaciones de amistad, son vetados por bancos por maulas, y hasta sus familias dejan de confiar.

Por: Engelbert González

www.tiempodeliderazgo.com
Noviembre 16, 2014
Los caminos más seguros para "quebrar" un negocio (parte II)
Popups Powered By : XYZScripts.com