País:


Las tasas de interés bajas brindan buenas oportunidades

WALL STREET

Mucho se ha escrito hasta ahora sobre lo que significaría, tanto para las personas como para las instituciones, el hecho de que las tasas de interés en los países desarrollados se mantengan en los bajos niveles actuales por muchos años.

El Banco de Pagos Internacionales, conocido como BIS, por sus siglas en inglés, ha promocionado la publicación de literatura especializada en este tema, y en especial sobre el deterioro de la rentabilidad de bancos, empresas de seguros y fondos de retiro si tal tendencia persiste.

Así mismo, la prensa especializada ha destacado como las bajas tasas han sido el combustible de una gran ola de fusiones y adquisiciones, que se han dado en las grandes ligas de las corporaciones internacionales.

Sin embargo, poco se habla de las oportunidades que un régimen de bajas tasas de interés puede abrir a gobiernos soberanos, o a fondos privados con horizontes de inversión de muy largo plazo, como pueden ser fundaciones creadas por grupos familiares, tanto para fines filantrópicos como para garantizar la transferencia de riqueza de la generación actual a las siguientes.

Randall W. Forsyth, editor en jefe del Wall Street Journal Digital, hizo una interesante contribución a este tema, en una columna reciente, donde aprovechó la oportunidad para comentar sobre una emisión reciente del gobierno británico de 4,75 millardos de libras a un plazo de 50 años, un cupón de 2,5%, y un rendimiento a vencimiento de 2,557%.

Para este columnista, dicha emisión es una muestra de la gran visión a largo plazo de los administradores de las finanzas públicas inglesas, que en lugar de politizar la emisión de deuda del gobierno central, como han acostumbrado los parlamentarios republicanos en EE.UU. en los últimos años, ven en la circunstancia actual la oportunidad de captar recursos a costos muy bajos, que redundarán en una menor carga financiera para la próxima generación de contribuyentes.

Forsyth también se quejó por la lentitud con la que el Departamento del Tesoro estadounidense introdujo innovaciones financieras en las últimas dos décadas, como fue el caso de los títulos de deuda indexados a la inflación, o los títulos de tasas variables.

Los actores privados con muy largos horizontes de inversión, deberían aprovechar este nivel de tasas para adquirir, con apalancamiento financiero, activos de alta calidad y capacidad de generación de flujos de caja, que contribuirían a amortizar tales deudas, como puede ser el caso de inmuebles premium en las grandes capitales del mundo, o portafolios de acciones de empresas de gran tradición, estables políticas de dividendos y una gran capacidad de adaptación a los cambios del entorno de negocios.

Esas empresas multinacionales, más que centenarias, son dueñas de buena parte de los negocios en áreas como consumo masivo, y pueden ser importantes elementos de diversificación dentro de un portafolio.

Construir patrimonios que sobrevivan al paso de las generaciones es una sofisticada tarea de diversificación que no siempre entienden los que manejan la cotidianidad de los negocios. En momentos de bajas tasas de interés, una herramienta clave para los inversionistas es el principio de la diversificación.

Aprovechar este período de tasas bajas y utilizar el apalancamiento para la adquisición de acciones de compañías sólidas, con políticas de dividendos estables y una gran adaptación a los cambios del entorno, contribuirían a pagar las deudas contraídas y aumentar el capital invertido.

Diversificar a largo plazo obliga a darse la oportunidad de pensar en aquellos factores que pueden erosionar el statu quo y llevarse por delante el mundo tal como lo conocemos.

Con mucha frecuencia se ve en la prensa como los magnates chinos y rusos realizan transacciones inmobiliarias que rompen records en los mercados inmobiliarios de Londres y Nueva York.

¿Por qué lo hacen? Estarán pagando precios exagerados? O será que son simplemente discípulos de Viktor Komarovsky, el personaje de la novela Doctor Zhivago, de Boris Pasternak , que pasó ileso de la Rusia Zarista a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, porque entendió, mejor que nadie, que el viento cambia de dirección y las riquezas de manos.

Por: Grupo Arca

Empresa venezolana de consultoría financiera

www.grupoarca.net

 
Octubre 29, 2015
Las tasas de interés bajas brindan buenas oportunidades
Popups Powered By : XYZScripts.com