País:


La reforma impositiva parece insuficiente

NICOLÁS MADURO 1

Después de muchas vueltas, el Gobierno aprobó, por vía de Ley Habilitante, una reforma impositiva que, según los primeros cálculos de expertos consultados, no podría rendir más de 4 o 5 puntos del PIB en 2015, por lo que anticipan que se deberán tomar, sin duda, medidas adicionales para equilibrar unas finanzas públicas que se proyectan complicadas en el próximo ejercicio.

El Ejecutivo se cuidó de modificar estructuralmente la estructura impositiva y solo tomó algunas medidas que pueden ser consideradas populistas y, hasta cierto punto, efectistas desde el punto de vista de su eficacia tributaria.

En concreto, se reformó la Ley de Impuesto Sobre la Renta (ISLR) en dos aspectos. Uno que ya se venía venir, que es la eliminación del ajuste por inflación para el cálculo de los tributos de los bancos y empresas aseguradoras. Debido a la aplicación de este mecanismo, algunas entidades, a pesar de sus importantes beneficios, lograban reducir sus pagos al fisco, al aplicar el referido ajuste contable a sus ganancias, incluso, hubo bancos que, en 2013, no pagaron ISLR, a pesar de haber registrado beneficios.

Fuentes del sector bancario indicaron a ALTAG que, en principio, la medida no tiene por qué ocasionar impactos severos en los balances de los bancos más grandes, aunque la carga tributaria aumentará de forma considerable. Preocupa, eventualmente, la situación en el estrato más pequeño del sistema, pues no está claro si la intermediación es suficiente para garantizar este nuevo costo y, aún así, obtener rentabilidad.

El otro elemento de la reforma es la eliminación de las exenciones para las fundaciones, lo cual impacta de manera negativa -e innecesaria- a instituciones que, de por sí, prestan servicios a las comunidades.

La reforma del  Código Tributario apunta a incrementar en 200% las multas a los contribuyentes especiales que cometan infracciones. También permite la posibilidad de confiscar bienes a empresas en mora con el Seniat declaradas en quiebra. Según el Seniat, esta modificación podría reportar 71.000 millones de bolívares adicionales al fisco en 2015. Habrá que esperar la publicación en Gaceta Oficial de esta norma, pues no queda claro si el Fisco se convierte en acreedor preferente, en caso de quiebras, por encima, incluso, de los trabajadores, cuyos pasivos son protegidos de manera especial en el marco legal vigente.

En el caso del IVA se aplicará una tasa de 27% a los bienes considerados suntuarios. Lo único claro es que pagarán dicha alicuota bienes cuyo precio estén sobre los 30.000 dólares estadounidenses. La norma que pecha a los productos derivados del tabaco elimina el plazo de 30 días que la Ley daba para cumplir con el tributo, y ahora estas empresas deberán enterar los pagos de manera inmediata al Seniat.

Las especies alcohólicas registran un incremento de sus impuestos específicos por producto. Curiosamente, la alicuota del vino pasa de 15% a 35%, mientras que la del whisky y otras bebidas llega a 50%. El presidente del Seniat, José David Cabello, justificó esta medida con el argumento de que en otros países el consumo de este tipo de bebidas se pecha con tasas de 60% o mayores.

Aunque se trata de productos de alto consumo, los analistas consultados señalaron que la demanda de los derivados de alcohol ha venido cayendo, debido a sus altos precios, y esta medida producirá una agudización de esta tendencia, sin duda, por lo que la eficacia de este cambio puede verse mermada.

Otra cosa es que las empresas distribuidoras han tenido dificultades para importar en las cantidades necesarias, debido a los retrasos en las liquidaciones de divisas.

El Gobierno, además, se apresuró a aclarar que el incremento de los impuestos al consumo de licores, no afectará a la cerveza, porque es “la bebida que toma el pueblo”.

Un elemento adicional: se eliminó el plazo de 90 días para que las empresas distribuidoras de licores cumplieran con estos impuestos, y ahora deberán cancelarlos de manera inmediata.

En su cuenta de Twitter, la economista Anabella Abadí señaló que Venezuela es el segundo país en el mundo con el sistema tributario más complicado para las empresas. Señaló que las personas jurídicas deben realizar un promedio de 71 pagos por año y la presión tributaria se ubica en 65,5% de las ganancias.

Por otra parte, el Gobierno informó sobre la transferencia de 4.000 millones de dólares, procedentes del Fondo Chino, a las reservas internacionales del Banco Central de Venezuela, equivalentes a mes y medio de importaciones, aproximadamente. Esta medida es, evidentemente, un esfuerzo por garantizar más compras externas en una temporada de alta demanda; sin embargo, es una muestra evidente de la debilidad real de la balanza de pagos.

noviembre 19, 2014
La reforma impositiva parece insuficiente
Popups Powered By : XYZScripts.com