País:


La confianza es el “talón de Aquiles” de China

inversiones china

Para nadie es un secreto que el modelo económico que imperó en China hasta el 2012, tenía como pilares del crecimiento la promoción de exportaciones y la construcción de infraestructura de todo tipo.

Tales inversiones fueron financiadas en buena medida por créditos otorgados por bancos estatales chinos que mezclaban no sólo las clásicas consideraciones comerciales, sino también los intereses de diversos grupos políticos asociados a jerarcas del Partido Comunista Chino (PCCh).

Cuando el PCCh se planteó el cambio de modelo de desarrollo hacia el de la creación de un fuerte mercado de consumo, surgieron temores e inconsistencias.

Los temores corresponden principalmente a los inversionistas chinos que saben que un cambio de modelo económico podría afectar el valor sus inversiones en moneda local, lo que hizo que muchos comenzaran a sacar capitales fuera del país.

Se estima que en promedio están saliendo de China 60 millardos de renminbi cada tres meses.

La salida de capitales reduce la liquidez interna y aumenta el costo del financiamiento en moneda local, y aquí es donde entran en juego las inconsistencias, ya que el cambio de modelo se da en un momento donde empresas públicas, gobiernos locales y personas naturales están altamente endeudados, porque todos los incentivos del modelo económico anterior promocionaban tal endeudamiento.

Es importante recordar que el mercado accionario del país asiático, aunque inmenso en valores absolutos, todavía no es lo suficientemente grande como para dar soporte a la segunda economía del mundo.

El gran reto del PCCh es bajar el nivel de endeudamiento de la economía y para ello requiere que las tasas de interés en moneda local no suban, y que parte del endeudamiento de las corporaciones desaparezca de manera permanente sustituyendo deuda por capital accionario.

Parar la fuga de capitales se volvió un asunto de vital importancia. Fue por ello que el PCCh decidió darle un espaldarazo al mercado accionario del país. En un mercado accionario al alza se reduce la fuga de capitales porque los dueños del dinero se interesan en participar en los beneficio de tal subida.

En un mercado al alza se colocan con mayor facilidad las nuevas emisiones de acciones, y en el caso de China, buena parte del dinero levantado con dichas emisiones se podría usar para cancelar deudas y hacer las estructuras de capital de las empresas muchos más resistentes a vaivenes económicos, debido a la mayor proporción de recursos aportados por los nuevos accionistas.

Un mercado accionario al alza, en teoría, puede crear las condiciones para que aumente el consumo, ya que se supone que en la medida en que los accionistas se perciben ellos mismos como más ricos gastan más.

Sin embargo, los comportamientos recientes, tanto de inversionistas chinos como estadounidenses no avalan, tal presunción.

Esta alza bursátil que debía desapalancar la economía, se pudo mantener durante unos meses gracias al acceso a dinero barato y la intervención directa de diversos entes de estado como compradores de acciones.

Pero el temor de los inversionistas locales siguió presente a pesar de la fiesta bursátil patrocinada por el PCCh.

Las burbujas financieras estallan porque en algún momento una masa crítica de inversionistas deja de creer en los factores que mantienen al alza los precios de los bienes, en este caso los de las acciones que cotizan en las bolsas de China continental.

Y la fuga de capitales sigue su curso, subiendo el costo del dinero en moneda local y erosionando aún más la confianza de los inversionistas. ¿Cuál es entonces el talón de Aquiles de la economía china en este momento?: la confianza de los inversionistas, que se puede deteriorar aún más si una subida de las tasas de interés en EE.UU. acompañada de un fortalecimiento del dólar pone más dinero chino en camino hacia el imperio.

Por: Grupo Arca

www.grupoarca.net
 
Septiembre 10, 2015
La confianza es el "talón de Aquiles" de China
Popups Powered By : XYZScripts.com