País:


Industriales piden “vacatio legis” para marcaje de precios

EDUARDO GARMENDIA. CONINDUSTRIA 2014 ha sido un año difícil para los venezolanos, principalmente por los niveles de inflación y escasez en bienes y servicios de todo tipo. La industria nacional ha sufrido las mismas dificultades que el resto de la población. “Estamos produciendo al máximo de lo que nos permiten las circunstancias actuales, pero no es suficiente. Se nos agotan los insumos y las materias primas que requerimos de los proveedores internacionales y nacionales. También hay problemas con los envases y los empaques y no conseguimos los repuestos para que nuestras maquinarias y transportes sigan funcionando”. Así lo señaló el presidente de la Confederación Venezolana de Industriales, Eduardo Garmendia, quien recordó que los últimos años el sector manufacturero ha debido enfrentar muchos obstáculos para cumplir con la meta de producir. Indicó que la industria también ha sentido el impacto de la inflación, porque los costos aumentan con demasiada rapidez. Adicionalmente, deben enfrentar las fallas en el suministro eléctrico y el gas, el deterioro en la vialidad y en la infraestructura, así como la inseguridad. A esto hay que agregar las trabas burocráticas y las nuevas legislaciones, como la Ley de Precios Justos y la Ley Antimonopolio, que generan más incertidumbre y poca confianza, lo que a su vez aleja la posibilidad de nuevas inversiones. En el caso de la Ley de Precios Justos, tenemos las providencias 057 y 003 publicadas este año en Gaceta Oficial sobre marcación de precios justos, que debido a lo confuso de su redacción, está creando enormes problemas para el marcaje de los productos, que puede hacer que las empresas paralicen su producción por no saber cómo marcar los precios y ante las amenazas de sanciones. Esta normativa, lejos de ser una solución para los problemas de abastecimiento, va contra el interés público y se convierte en una dificultad más, que pondrá en penuria a los consumidores. En ese sentido, Conindustria considera que debería aplicarse una vacatio legis de la norma hasta que ésta se explique claramente. “Queremos hacer esta advertencia desde ahora, antes de que se presenten más dificultades y se culpe a los empresarios por incumplir una norma que es poco clara en su redacción y aplicación”, señaló Garmendia. Por otra parte, recalcó que las empresas han sufrido fuertes reducciones en sus inventarios de materias primas debido a la falta de divisas para importar. Esto tendrá repercusiones en el abastecimiento de las primeras semanas del año, puesto que las empresas reiniciarán actividades en enero sin material para trabajar normalmente. A esto hay que agregar que, por las disposiciones de la nueva Ley Orgánica del Trabajo, se establecieron más días feriados y eso hace que la reanudación de actividades sea más tardía. No hay que olvidar que adicionalmente, y como consecuencia de la fuerte caída de los precios del petróleo en el mercado internacional, los ingresos de Venezuela se reducirán significativamente y esto afectará aun más la disponibilidad de divisas para cubrir la demanda de los productores e importadores. El máximo dirigente del sector manufacturero reconoce que a pesar de los pronósticos negativos para 2015, el industrial es optimista por naturaleza y considera que la industria venezolana tiene mucho que dar y puede contribuir a que nuestro país retome el camino del crecimiento y la productividad, para poder así generar una mayor calidad de vida para la población. El máximo dirigente de la industria nacional recordó que la actividad de Conindustria no se ha limitado a solicitar el pago de la deuda, la reducción de trámites burocráticos y el ajuste de los precios que han estado congelados durante varios años. Garmendia destacó que siempre ha señalado que no basta con medidas aisladas para reactivar el aparato productivo nacional. Se requiere de una serie de políticas de carácter económico que ofrezcan un ambiente propicio para el incremento de la producción, creación de nuevas empresas y por ende, de la generación de nuevos empleos. Ese es el gran reto que tiene Venezuela para 2015. Abatir la elevada inflación que agobia a la economía nacional y acabar con la escasez de bienes que obliga a los venezolanos a ir de establecimiento en establecimiento, solo se logra con mayor producción y productividad. Y para esto se requiere, a su vez, de políticas cambiarias y de precios que permitan a las empresas aumentar sus niveles de operatividad.  
Diciembre 16, 2014
Industriales piden "vacatio legis" para marcaje de precios
Popups Powered By : XYZScripts.com