País:


Frenazo económico en América Latina preocupa al FMI

Christine Lagarde. Fondo Monetario Internacional (FMI)

Christine Lagarde. Fondo Monetario Internacional (FMI)

La economía global afronta un momento incierto y eso se refleja en los mercados financieros, que van a despedir el peor trimestre en cuatro años, cuando estalló la crisis de la deuda soberana en Europa. Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), admite en este sentido que los retos son serios y, en concreto, se fija al hacer esta afirmación en la situación de América Latina, donde el crecimiento se ha "frenado bruscamente". “Me preocupa el estado de los asuntos globales”, expresó al arrancar su análisis previo a la reunión anual del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial. Empezó citando la crisis de los refugiados de Europa por la tensión política en Oriente Medio y el Norte de África. “No es un elemento aislado”, señaló refiriéndose a los 60 millones de desplazados por los conflictos. De ahí echa la mirada a dos retos económicos: el que plantea el alza de tipos de interés en Estados Unidos y la moderación del crecimiento en China. Los dos combinados, dijo, están alimentando la volatilidad en el mercado. En paralelo, los analistas del Fondo observan un freno en el comercio global y el desplome del valor de las materias primas plantea problemas a los países productores. El crecimiento global será más débil que en 2014 y solo se acelerará de forma modesta en 2016. Eso ya es lo que preveía el FMI en julio, la última vez que publicó previsiones, donde dijo que la economía mundial crecería menos este año que en el pasado. Las economías avanzadas repuntan, aunque la recuperación es moderada. Para los países emergentes, "las noticias no son tan buenas". Brasil atraviesa por "serias dificultades" mientras que la desaceleración en América Latina está siendo "brusca". El FMI ya advirtió en la pasada cumbre que el potencial de crecimiento global se ve lastrado por la baja productividad, el envejecimiento y la herencia de la crisis financiera. Pero la exministra francesa señala también se produjo un giro en el patrón de crecimiento. Si las economías emergentes fueron las que contribuyeron a la economía global durante la recesión, ahora ese apoyo ya no es tan robusto. Lagarde hizo estos comentarios en un evento organizado por el Consejo de las Américas, previo al encuentro de los miembros de los dos organismos se celebra en Lima (Perú), el primero en medio siglo que se celebra en un país latinoamericano. La región experimentó una profunda transformación durante las últimas dos décadas. Pero el progreso logrado está “en riesgo”. “Eso crea confusión”, añadió. El crecimiento global es "decepcionante y desigual". La buena noticia, señaló, es que ve un repunte moderado en las economías avanzadas. Pero potencias emergentes como Brasil o Rusia están en "dificultades". El crecimiento por lo general en América Latina se está frenando de una manera brusca. Las perspectivas globales en general son "mediocres". La gran cuestión es si la situación económica actual es algo estructural o cíclico. La dirigente del FMI no tiene una respuesta. Sin embargo, cree que con las políticas adecuadas y un liderazgo fuerte se puede hacer frente a esta compleja coyuntura y llevar el barco hacia “aguas más tranquilas”. Y para hacer esta reflexión citó al Nobel de literatura peruano Mario Vargas Llosa. “La incertidumbre es una margarita cuyos pétalos no se terminan jamás de deshojar”, parafraseó Lagarde. A partir de ahí dejó claro que tanto la desaceleración china como la vuelta a la normalidad monetaria en EE UU son dos "cambios necesarios", que son "buenos" para esos dos países y el resto del mundo, si la transición se hace de una manera lo más suave posible y sin sobresaltos. La dirigente del FMI volvió a advertir de las consecuencias que tendrá si la Reserva Federal decide encarecer el precio del dinero antes de lo debido, porque eso potenciará la apreciación del dólar y creará un círculo vicioso en el mercado de la deuda. Por eso pide a las economías emergentes que se protejan y reduzcan los riesgos para sus empresas, bancos y cuentas públicas. Lagarde volvió a recordar a los 188 delegados que viajarán a Lima que hay 200 millones de parados en todo el mundo y que las desigualdades crecen por culpa de esta combinación de eventos. Las mujeres, añadió, son las más afectadas porque están en “desventaja”. “Alguien dirá que podría ser mucho peor”, comentó en el discurso, haciendo referencia al impacto de la última crisis financiera.
www.elpais.com
Septiembre 30, 2015
Frenazo económico en América Latina preocupa al FMI
Popups Powered By : XYZScripts.com