País:


Escenarios sobre el nuevo modelo cambiario

Victor Alvarez economista

ALTAG considera relevante reproducir un artículo del ex ministro y economista Víctor Álvarez, donde se intenta una visión menos pesimista sobre los posibles impactos de las medidas cambiarias preanunciadas por el presidente, Nicolás Maduro.

A pesar de que hace críticas al modelo y a las políticas económicas, el economista Álvarez no se encuentra entre las voces que se oponen radicalmente al proceso revolucionario, de manera que, teniendo la experiencia y el conocimiento aquilatados, su voz es importante para ilustrar lo que se debate en el campo gubernamental.

“La considerable caída de los precios del petróleo sorprendió al gobierno sin ahorros. El nivel de reservas internacionales es muy crítico y no se acumularon recursos en el Fondo de Estabilización Macroeconómica para encarar los tiempos de escasez.

Sin embargo, el gobierno tiene un importante margen de maniobra que -bien identificado e inteligentemente aprovechado-, puede ayudar a compensar el descalabro del ingreso petrolero y evitar un mayor impacto económico y social.

Para empezar, el gobierno puede derrotar el contrabando y la especulación si corrige las distorsiones cambiarias, de precios y los ineficientes subsidios que alimentan los millardarios negocios de especuladores, contrabandistas y corruptos.

El producto más caro es el que no se consigue, de qué vale un PVP congelado por debajo del costo si así nadie produce y los bienes esenciales no se consiguen. Es la abismal brecha de precios entre Venezuela y los países vecinos una de las causas más importantes que explica el contrabando de extracción y la escasez.

El impacto de las medidas cambiarias

El Presidente Nicolás Maduro anunció un sistema cambiario que atenderá tres mercados, dejando claro que se mantendrá la tasa de 6,30 Bs/$ para alimentos y salud; pero sin precisar en cuánto quedará la única tasa Sicad para las demás importaciones, ni el precio de la divisa que regirá para el nuevo mercado que se activará a través de las casas de bolsa.

En este último mercado las personas naturales y jurídicas podrán realizar directamente operaciones de compra-venta de divisas, sin intermediación del BCV. El objetivo es estimular una creciente oferta de divisas no petroleras que erradique el dólar paralelo. Pero el logro de este esquivo objetivo dependerá de que no se frene artificialmente la tasa de cambio, como terminó pasando con el Sicad 2.

Al inicio, el precio de la divisa en ese tercer mercado seguramente quedará muy alto -por encima del actual Sicad 2-, pero a medida que aumente la oferta de divisas proveniente de la inversión extranjera, la repatriación de capitales, el turismo internacional y las exportaciones no petroleras, este mercado irá encontrando su nivel de equilibrio.

La unificación de los SICAD

Para el análisis del segundo mercado, es importante subrayar que la tasa Cencoex está extremadamente sobrevaluada, Sicad 1 muy sobrevaluado y Sicad 2 luce subvaluada, en comparación con la tasa de cambio de equilibrio que se ubica en torno a 40 Bs/$. En consecuencia, el Sicad unificado tendría que comenzar en un punto intermedio entre las actuales tasas de Sicad 1 y 2. Sobre todo porque ante un bajo nivel de reservas internacionales y el actual exceso de liquidez, un Sicad único al nivel de Sicad I no resultaría confiable ni sostenible y las presiones de demanda en el mercado cambiario harían muy difícil aislar los factores especulativos.

La razón por la cual se espera que la nueva tasa Sicad unificada se deslice gradualmente hacia el límite de Sicad II es que -a medida que el gobierno levante más bolívares por cada dólar que venda en el segundo mercado-, podrá compensar -en términos de bolívares-, el descalabro del ingreso en divisas: menos dólares se venderán más caros. Y al vender los dólares a una tasa mayor, PDVSA podrá aliviar sus finanzas y no tendrá que recurrir a nuevos endeudamientos con el BCV. Así, el instituto emisor recibirá menos presiones para emitir dinero sin respaldo, cuestión que favorecerá la desaceleración de la liquidez monetaria, cuyo desmesurado crecimiento ha desquiciado la inflación.

La suerte del dólar paralelo

Al despejarse la incertidumbre sobre la tasa de cambio, se espera un aumento en la oferta de divisas privadas y un punto de inflexión en el dólar paralelo, el cual tenderá a la baja, tal como ocurrió cuando se reformó la Ley de Ilícitos Cambiarios. Para entonces se activó el Sicad 2 y el paralelo cayó de casi 100 Bs/$ a menos de 70 Bs/$.

Si la sumatoria de la oferta pública y privada de divisas en los tres mercados satisface la demanda, ya no habrá razones para precios tan altos del paralelo y este tenderá a bajar hasta desaparecer. Así, quienes especulan en el mercado cambiario procurarán vender sus divisas antes de que el paralelo caiga a su mínimo nivel.

¿Quiénes serán los perdedores?

Si se aprendieron bien las lecciones que dejó el anclaje cambiario, el Sicad único no debería ser una tasa de cambio fija, sino permitir su flotación en un sistema de bandas o aplicar un crawling peg con pequeños y periódicos ajustes que eviten la tendencia a la sobrevaluación. Así, la nueva tasa Sicad se iría acercando gradualmente a un nivel que exprese la verdadera productividad del aparato productivo, facilitando la sustitución de importaciones, la diversificación de exportaciones y la transformación de la economía rentista e importadora en un nuevo modelo productivo exportador.

Muy afectadas quedarán las industrias locales de alimentos y fármacos que no podrán competir con unas importaciones subsidiadas a una tasa tan baja de 6,30 Bs/$. Los fabricantes nacionales tienen que contabilizar un crecimiento de los costos domésticos que corren a razón de 56,3 % y casi 70 % en los últimos dos años y así no podrán competir con importaciones tan baratas. Aunque se logre contener la presión alcista de los precios en estos dos sectores fundamentales de la canasta básica, el efecto no deseado es que para lograr la meta antiinflacionaria, se castigarán dos sectores clave en los que se sustenta el logro de la soberanía alimentaria y productiva”.

Por Víctor Álvarez

Economista, ex ministro de Industrias Básicas y MInería, docente, Premio Nacional de Ciencia

enero 22, 2015
Escenarios sobre el nuevo modelo cambiario
Popups Powered By : XYZScripts.com