País:


Escenarios pesimistas para los sistemas de pensiones

  PENSIONES Luis Linde, Gobernador del Banco de España, dijo, el pasado miércoles 24 de junio, en el congreso de su país: “el problema demográfico conduce a una reducción inexorable de las pensiones a largo plazo, salvo que se combine con ahorro privado. El sistema actual no garantiza el nivel de pensiones que esperan los ciudadanos”. Mientras Linde se enfrentaba a las preguntas de los diputados del PSOE, al mismo tiempo en Bélgica, los negociadores griegos seguían peleando con sus contrapartes de la Eurozona para lograr un refinanciamiento de su deuda. ¿El punto de tranca?, además de ciertas diferencias sobre el cobro del IVA y los impuestos corporativos, estaba el espinoso tema de la reformas de las pensiones. Las autoridades económicas de la Eurozona quieren recortes en los pagos de pensiones equivalentes a 1% del PIB del país en 2016; reducir el subsidio a las pensiones más bajas en 2019; que se eliminen inmediatamente las exenciones a las cotizaciones, y que el sistema se autofinancie completamente. En la actualidad, 56% de los recursos pagados a los retirados proviene de la recaudación de impuestos. Para los griegos, hasta el momento en que se escribía esta nota, tales concesiones eran políticamente inadmisibles, sobre todo si hay que aplicarlas tan pronto como en el mes de agosto. Los problemas de los regímenes de España y Grecia muestran claramente los dilemas que los países del primer mundo tienen que enfrentar, y que al solucionarlos marcarán la pauta de cómo se manejará el financiamiento del retiro a nivel mundial en las próximas décadas. Tres lecciones aprendidas del desempeño de los sistemas de pensiones vigentes: estos tienen que ser de coberturas universales, autosostenibles y apuntalados por otras fuentes de ahorro personal. ¿Qué será diferente para ellos? Tendrán que planificar sobre la base de percibir bajas tasas de interés y discretos rendimientos en los mercados accionarios del primer mundo, si algunas tendencias macroeconómicas actuales se mantienen en las próximas décadas. Es posible que las grandes economías puedan aprender a crecer con bajos niveles de inflación y ello será definitorio del desempeño del mundo de la renta fija. ¿En que serán diferentes sus portafolios a los actuales? Tendrán una menor proporción de acciones de EE.UU. y la Eurozona, lo que les obligará a participar del desarrollo de los mercados de capitales de China, India y Vietnam, por sólo mencionar algunos de los líderes del crecimiento asiático. ¿Qué fuentes de incertidumbre angustiarán a las próximas generaciones? Los costos de la mayor longevidad y la evolución de las relaciones laborales hacia esquemas más flexibles, donde los contratos a largo plazo tenderán a ser la excepción. Ambos factores obligan a quienes los enfrenten a tener mayor disciplina financiera que la que tenemos sus mayores, lo que se traducirá en un esfuerzo de ahorro sostenido y desde muy temprano en la vida. También será un gran reto aprender a lidiar con semanas laborales más cortas, donde el tiempo libre será una especie de bendición compleja, ya que por un lado les permitirá expandir su disfrute y desarrollo personal, pero por otro lado les consumirá una parte no despreciable de su presupuesto personal. Afortunadamente, las próximas generaciones tendrán una infancia y una juventud para ajustarse a tendencias escasamente entendidas por los adultos del presente. Y a nosotros, ojalá, para tratar de tratar de guiarles en un camino, que seguramente entenderán mucho mejor que sus padres, abuelos y la gran red de amigos y relacionados que desde ya les rodean.

Por: Grupo Arca

www.grupoarca.net
Junio 30, 2015
Escenarios pesimistas para los sistemas de pensiones
Popups Powered By : XYZScripts.com