País:


En la búsqueda del acuerdo generacional

http://www.altag.net/wp-content/uploads/2014/12/ALTAG_-181.jpg

Experto en innovación, marketing y comunicación recomendó definir reglas y objetivos claros

Barboza. Recomendó crear una “cultura de la felicidad”

Comunicación, transmisión de valores, transparencia y fijación de objetivos claros son herramientas que no pueden faltar hoy en las empresas para que las personas, sus principales engranajes, funcionen armónicamente. ¿La causa? La convivencia de cuatro generaciones dispares (baby boomers, X, Y y Z), una realidad tan compleja como necesaria.

Tener esa variedad de perspectivas es lo que permite llegar a resultados que cada generación por iniciativa propia no hubiera alcanzado, afirmó Juan Pablo Barboza, experto en innovación, marketing y comunicación que disertó en el seminario de Altag «Cómo trabajar, fidelizar y vender a las nuevas generaciones».

Para el experto, la dificultad radica en los tiempos y expectativas de cada grupo. Mientras los más jóvenes no tienen tiempo que perder, los baby boomers (nacidos entre 1943 y 1960) quieren mantener un formato tradicional de trabajo. La solución es una comunicación fluida y transparente.

En este rompecabezas, los que integran la generación X (nacidos entre 1961 y 1981), denominados «líderes flexibles», están llamados a ocupar el espacio de mediadores y generadores de diálogo, explicó Barboza, porque «es la (generación) que atravesó todas las etapas» (desde el televisor blanco y negro hasta los smartphones).

Por su parte, los empleados Y (nacidos entre 1982 y 2000) necesitan que les fijen reglas claras, pero tener «pista libre para accionar», apuntó. Esta generación, que ya comprende un 40% de la fuerza laboral, toman decisiones más rápido, sin consentimiento, a su manera y sin miedo a fracasar, «porque siempre tienen otra ‘vida’, como en los ‘jueguitos’. Tomar riesgos es parte del juego, saben que después tendrán otra oportunidad», apuntó.

Para el experto, la gran encrucijada la marca la generación Z, nativos digitales que están culminando la secundaria y prefieren comunicarse a través de las redes, evitando el contacto cara a cara. «Ellos marcarán la forma de comprar en el futuro», indicó.

Valores que cautivan

Según Barboza, no hay un manual a seguir para aceitar los engranajes, pero el objetivo debe ser lograr una «cultura de la felicidad». «Cuando un empleado no se involucra con la empresa, se nota en los servicios y los productos», dijo.

En tiempos en que los jóvenes pasan a ser más fans que clientes de las marcas, esto resulta clave. «La marca que se gana el corazón de los jóvenes es la que prevalece», remarcó. Con ese foco, aconsejó promover la cocreación en las empresas. Con los clientes, para buscar productos y servicios adecuados, y con los empleados para conformar soluciones internas para cada generación. «Todo con procesos y puestos de trabajo bien definidos, y con evaluaciones de desempeño. Si se logra, se transmite luego a los productos y servicios», concluyó.

 

Escrito por: Antonio Larronda para diario EL PAIS UY

 

 

 

diciembre 12, 2014
En la búsqueda del acuerdo generacional
Popups Powered By : XYZScripts.com