País:


De qué hablamos cuando decimos “Coaching”

Gemeinschaft Cuando hablamos de coaching, la clave es educar no copiar modelos heredados. La idea es decidir qué queremos ser y cómo queremos encarar nuestros proyectos. ¿Víctimas o protagonistas?, esa es la decisión, todo lo generamos a través de nuestra forma de observar. La interpretación es básica para escoger ese camino  y gestionar nuestros resultados. El coach es aquella persona que ayuda, contribuye, guía a otra desde el lugar donde se encuentra hacia el lugar donde desea llegar. Consiste en nuevos conceptos, modelos, formas de interpretar y accionar a los efectos de que los directivos sean más efectivos en el dia a dia en sus empresas y, fundamentalmente, con su equipo de trabajo. Timothy Galwey, estadounidense profesor de tenis, descubrió que el principal rival de sus alumnos no se encontraba detrás de la red, sino en su propia mente, en sus propias creencias y limitaciones personales, lo que lo llevó a escribir el libro “El juego interior del tenis”. De esta manera surge el coaching como una disciplina que tiende a impulsar el desarrollo autónomo del individuo, llevarlo más allá de lo que cree que puede llegar. Trabaja procesos y a partir de ellos cualquier tema de formación, motivación, negociación, técnicas de venta, tendrá resultados extraordinarios, que serán sostenibles en el tiempo, al haberse trabajado la plataforma. Esto conduce a que la persona se sienta “como en casa”, parte de la empresa, entiende y siente que su líder lo valora, lo cuida y entiende su individualidad. ¿Cuál es la clave? Si usted va a liderar, si desea generar confianza, gestionar un equipo, es necesario que sea coherente, fundamentalmente en la comunicación no verbal, ya que  todos vemos efectivamente de distintos colores, tenemos una herencia cultural que nos marca, formas de interpretar la realidad, de valorar a los demás y conceptos que nos hacen únicos. Es por ello que el directivo debe darse cuenta y percibir qué modelo de observador está siendo para, a partir de allí, ser más efectivo en sus resultados. El modelo de observador es el que está marcando sus actuales resultados, los cuales deben ser revisados; cómo está actuando con sus empleados, cómo gestiona los recursos. Es la visión del directivo y la capacidad de observar lo que transforma su entorno. Para cubrir la brecha de efectividad que faltaría para lograr los objetivos planteados, simplemente es necesario desarrollar nuevas y mejores habilidades y herramientas para cumplirlos. Hacer que la organización sea un lugar donde la gente “aprenda a aprender”, construyendo organizaciones abiertas al aprendizaje, que tengan la capacidad de entender que la única ventaja competitiva es capacitar y formar su equipo de trabajo.
www.aden.org
Diciembre 9, 2015
De qué hablamos cuando decimos "Coaching"
Popups Powered By : XYZScripts.com