País:


Cómo sacar partido de un blog empresarial

blogging Los blogs son, quizás, una de las mejores maneras de compartir contenido en Internet. Desde su irrupción a finales de los 90, el blog se ha convertido en todo un fenómeno editorial. Ahora, cualquier “aficionado” podía publicar su propio contenido, y llegar a millones de personas. Desde entonces, el fenómeno del blogging y los bloggers no ha hecho más que madurar, convirtiéndose en una realidad comunicativa por méritos propios. La fórmula del blogging para crear y compartir contenido tardó en llegar a las empresas, pero se está consolidando cada vez con más fuerza, por varias razones. La principal, claro está, es que un buen blog corporativo es una herramienta de negocio, que permite aumentar las ventas. Aunque no de manera directa en la mayoría de los casos, pero sí por conseguir un posicionamiento relevante en el mercado , que permite que te conozcan, se hable (bien) de ti, y finalmente te compren lo que sea que ofreces. Sin embargo, es importante entender que el aprovechamiento de un blog corporativo, por parte de una empresa, requiere que esta adopte y haga suya una cultura comunicacional distinta, que forzosamente tiene que impregnar la organización. No vale de nada convertir un blog en un mero canal publicitario más, por donde “disparar” todo el contenido corporativo que una empresa tradicionalmente produce: notas de prensa, piezas publicitarias, contenidos técnicos, y todo aquello que circula y sale de cualquier compañía tradicional. Un blog corporativo no es un canal de comunicación entre empresa y cliente más, que debemos añadir a prensa escrita, televisión o radio. Es, para ser más precisos, una plataforma tecnológica que sirve a una manera muy específica de comunicarse. Por eso, lo realmente importante no es la plataforma en si misma, sino cómo se usa. Y para esto hay reglas muy claras, que atañen a la comunicación por Internet, que es un diálogo entre partes, en la que cada una aporta lo que considera conveniente y útil. Un diálogo, que debe ser además: * Respetuoso, se deben respetar las normas de etiqueta en la Web. * Abierto, cualquiera es libre de entrar o salir en él. * Trasparente, no se tolera la mentira o el engaño. * Útil, ambas partes deben encontrarlo interesante y valioso para sus intereses. Por tanto, una empresa, a la hora de plantearse abrir un blog, lo que debe preguntarse realmente es cómo entrar en ese gran diálogo, o conversación, que se genera en la Web 2.0, y de las respuestas que obtenga saldrá el planteamiento para el blog corporativo. Por norma general, la respuesta de las empresas a esta pregunta es que el blog corporativo es la plataforma idónea para ofrecer contenido de calidad, útil al lector, que permite que la compañía ocupe su lugar en un nicho de Internet determinado, que es su objetivo de negocio. Este contenido es la aportación significativa de la empresa a la conversación social. Por eso, hay que elegir muy bien a quién nos dirigimos, explorar sus necesidades, y diseñar muy bien el contenido que les vamos a ofrecer. De ahí saldrá nuestro blog, que podrá ser de producto (hablando de una gama determinada de servicios o productos de interés), de temática (que versa sobre un asunto determinado), de empresa (con novedades sobre la empresa y su entorno), u orientados al cliente (buscando ofrecer el contenido que demanda en cada momento). La elección dependerá de target al que queremos llegar, y de cómo nos queremos presentar ante nuestros públicos. No hay fórmulas exactas, sino más bien orientaciones determinadas por las necesidades de negocio. Ahora bien, ¿qué resultados reales nos puede dar como empresa un blog corporativo? Algunos beneficios posibles son: 1. Alcance. Un blog con el contenido y el tono adecuado puede llevar tu marca a centenares de miles de lectores. 2. Relevancia. Si conseguimos un contenido interesante, combinado con una buena relación con los lectores, es posible posicionarse como un actor relevante en el ecosistema digital en cuestión. 3. Reputación. Si sumamos los factores antes indicados, el resultado será la construcción, paso a paso, de una marca digital potente. Este trabajo se traducirá en enlaces entrantes, mejor posicionamiento en Google, ahorro de publicidad digital, más y mejores leads, una lista de correo de posibles clientes de tamaño considerable, y en general una posición en Internet que podremos, con las técnicas adecuadas, explotar comercialmente. En definitiva, un blog corporativo no es una plataforma de venta, pero sí un valiosísimo recurso para alimentar nuestro túnel de ventas, que en Internet se fragmenta, distribuye y conforma de una manera distinta, y de la que hablaremos en otra ocasión.
www.scr-rrpp.com
Julio 22, 2015
Cómo sacar partido de un blog empresarial
Popups Powered By : XYZScripts.com