País:


Claves para emigrar con potencial de éxito a EE.UU.

ESTADOS UNIDOS Ser emprendedor es una condición de vida y una manera enfrentar los retos cotidianos. Así que si piensas reinventarte como empresario en la primera economía del planeta, en tu plan de inmigración toma en cuenta las siguientes consideraciones. 1. Estados Unidos es el lugar. Para los venezolanos, Estados Unidos es el principal destino de inmigración. Y para los emprendedores, regiones como el Sur de la Florida constituyen una plataforma ideal para la diversificación y desarrollo de nuevos negocios de alcance regional. De acuerdo con la congresista Debbie Wasserman Schultz, 63% de los empleos en los Estados Unidos son creados por el sector de las pequeñas empresas; generadoras de casi 13 millones de fuentes de trabajo en el sector privado. Así, este país se revela como el más hospitalario para desarrolladores de innovación y nuevos negocios. 2. Reconoce tus opciones. Sólo en el Estado de la Florida hay más de 200.000 venezolanos residentes. Igual cantidad de historias de éxitos y de fracasos. En la conversación con varios emprendedores venezolanos exitosos en Florida, el despliegue de un Plan de Inmigración surge como fundamental al momento de migrar. Esto pasa por la identificación de oportunidades para el desarrollo de un negocio y cómo destinar tus inversiones (si primero en un inmueble o enfocados en el proyecto empresarial). 3. Selecciona CUIDADOSAMENTE la vía para migrar que más te conviene. Existen varios caminos, y en cada uno de ellos debes hacer una tarea de investigación que contempla seleccionar a los mejores asesores especializados en inmigración y finanzas.  Esas vías podrían ser: a.- Ser un inversionista ya sea de bienes raíces o empresarial.  Para los inversionistas, la legislación estadounidense procura varias alternativas de inmigración: Visas E1, E2, L1, así como EB-5. En todos los casos para las Visas E1 y E2, se requiere ser ciudadano de un país que tenga convenios vigentes con los Estados Unidos y demostrar una inversión en una empresa o negocio en los Estados Unidos; mientras que para la Visa L1  el solicitante debe trabajar en una empresa multinacional que quiera establecer una sucursal u oficina en los Estados Unidos, y se le traslada como ejecutivo, con el fin de desarrollar el negocio localmente. En el caso de la Visa EB-5, el inversionista requiere un capital de $500.000 o de $1.000.000 El monto de de la inversión lo determina el área de empleo donde se realice. Con esta visa se le otorgaría la residencia provisional en EEUU por dos años. b.- Ser un emprendedor.  Obtener una visa de inversionista en los Estados Unidos no es sólo un plan para multimillonarios, es una opción para gente de negocios. Los requisitos para este tipo de visado no exigen por condición indispensable contar con una bolsa con medio millón de dólares. Se trata de demostrar un plan de negocios consistente que exponga la idea del mismo, con oportunidades de crecimiento, credenciales de financiamiento legal y proyecciones para la generación de empleos a ciudadanos norteamericanos. Así son las cosas, no tienes que ser Donald Trump (por ahora), a lo mejor con una franquicia es suficiente. Pero sí es necesario tener un respaldo legal para lanzarse a la aventura sin que sea un salto al vacío. c.- Ser un reconocido profesional o conseguir una empresa en Estados Unidos que quiera contratarte o “apadrinarte”. Para este caso, lo más importante es sacarle brillo a esa carrera que has ido forjando, pidiendo cartas de recomendación y recopilando cualquier referencia en medios de comunicación que haya sobre ti, así como todos los reconocimientos que avalen tus méritos. d.- Ser un perseguido por razones políticas u otras, lo cual te hace candidato para una solicitud de asilo político. Para que esta vía sea real, debes tener una historia sólida, que permita montar un expediente con pruebas, porque de otra manera, a pesar del dinero que se invierta en abogados, lo más probables es que el caso no proceda, lo cual podría traer consecuencias muy negativas. Tal y como ha sucedido con muchos inmigrantes venezolanos que fallan en su primer intento como inversionistas y debido a la desesperación y mala asesoría,  buscan la salida en un asilo político que resulta en un nuevo fracaso y mayor frustración. 4. Alto allí. No puedes solo. Luego de leer y revisar todos los sitios Web de las dependencias federales en materia de inmigración pensarás que ya lo tienes todo para ir por tu mina de oro en los Estados Unidos. Es importante asesorarse para reconocer la alternativa de visado para cada caso. Por ejemplo, ¿sabías que mientras una Visa EB-5 exige un plan de inversiones superior a los 500 mil dólares (o $1 Millón en algunos casos), si calificas y procedes con la Visa L1, la cual es una visa de doble intención (temporal y residencia permanente) la inversión pudiera ser mucho menor ($100,000 o más) y puedes solicitar tu residencia PERMANENTE después de un año con esta visa. 5. Comienza la búsqueda de tu asesor en Venezuela. Con lo cuesta arriba que está la movilización a los Estados Unidos desde Venezuela, ya existe una oferta regular de bufetes de abogados y firmas consultoras en materia de inmigración. Indaga referencias entre tus contactos en los Estados Unidos, pero invierte el tiempo necesario en escuchar más de una oferta en Venezuela. Busca aliados legales que tengan más de un frente de acción profesional para que te asesores de forma integral: inmigración, bienes raíces, normas tributarias, gestión financiera, seguros, entre otras. Recuerda que tu nuevo negocio es parte de un nuevo proyecto de vida.  
Julio 8, 2015
Claves para emigrar con potencial de éxito a EE.UU.
Popups Powered By : XYZScripts.com