País:


Bajan los precios del crudo y la Opep no hace nada…¿por qué?

OPEP

A pesar de la caída acelerada de los precios petroleros, desde el pasado mes de junio, y de los constantes llamados a recortar producción de crudo, en respuesta a la situación, existe una especie de acuerdo entre miembros claves de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) de mantener las cuotas de producción inalteradas, según el International Oil Daily.

Adoptar una postura tradicionalmente reactiva frente a la baja de 30% en las cotizaciones, podría ser una decisión lógica que, sin duda, desafiaría la tendencia bajista, pero hay 12 países productores que entienden que la mejor decisión es, precisamente, no tomar ninguna decisión, al menos en el corto plazo.

La Opep ha mantenido una producción estimada en 30 millones de barriles por día como techo, desde diciembre de 2011. Sin embargo, ha estado muy claro para el mercado que esta posición es más una pauta que un objetivo firme con el cual existe poco compromiso, por parte de algunos miembros.

Analistas internacionales y los propios funcionarios petroleros de los integrantes de la Opep parecen conscientes de que adoptar una política más creíble podría significar una caída realmente desastrosa de los precios internacionales de los hidrocarburos, por lo que cortar producción sigue siendo una opción, pero qué pasa si la Opep no hace absolutamente nada.

Mantener la actual estrategia de producción beneficia claramente a Arabia Saudita, al resto de los productores del Golfo Arábigo-Pérsico y de los productores en la cuenca del Golfo de México, pero claramente plantea resistencias de parte de otros extractores. La idea de estos 12 productores claves es simple: hay que defender la cuota de mercado en lugar de los precios, al menos por un período prudencial, en función de frenar la expansión de la producción No-Opep, especialmente del crudo liviano de lutitas estadounidense.

Recortar la producción abriría más espacio a esta nueva producción, por lo que la posición de los países realmente influyentes de la Opep es mantener el techo en 30 millones de barriles por día, aunque con una mayor responsabilidad en cuanto a su cumplimiento.

La posición de no hacer nada puede ocasionar severos problemas fiscales en algunos países. Este es el escenario para productores como Venezuela e Irán, que promueven una reducción de producción de más de 1,5 millones de barriles por día, ya que estiman que esta medida corregiría la sobreoferta de crudo en el mercado a mediados de 2015.

Sin embargo, esta propuesta implicaría que Arabia Saudita, productor de un tercio del total del crudo Opep, tuviera que reducir su producción en un volumen aun mayor, ya que, forzosamente, soportaría el mayor peso de la reducción y, claramente, el gobierno saudita está muy lejos de aceptar una posibilidad semejante en la actualidad.

ASIA ES EL DESTINO. Los principales productores de Golfo Arábigo-Pérsico están poco dispuestos a reducir su suministro a Asia, donde existe una competencia realmente ruda, pues podría entrar Irak, por ahora libre de cualquier compromiso de recorte aprobado por la Opep, e Irán podría intentar ganar más espacio, despesperado por vender sus crudos livianos a compradores claves de esa región, como China y Japón.

Nigeria, Angola, Libia y Argelia cada vez más miran hacia Asia, porque su mercado histórico, Estados Unidos, ha dejado de comprar inmensos volúmenes de petróleo, gracias a su política de autosuficiencia.

Queda claro que discutir un nuevo reparto de cuotas luce inviable en la Opep, porque significaría un debate potencialmente erosivo de la estabilidad del grupo.

Para Venezuela e Irán, una recuperación rápida de los precios es absolutamente esencial, pero los productores de Golfo, liderados por Arabia Saudita, están en una mejor posición para manejar precios inferiores a 80 dólares por barril. Los funcionarios sauditas han sido muy claros en que su estrategia es dejar caer los precios y que se estabilicen siguiendo las fuerzas del mercado, pues los costos de producción de los extractores no Opep no pueden resistir una caída estrepitosa. Insisten en que los costos representan la principal ventaja competitiva de la Opep en la actualidad.

EL TRASFONDO. La lógica de no hacer nada es que precios más bajos haría más difícil el incremento de los volúmenes de crudo no convencionales, los cuales han dado la sorpresa de resistir tranquilamente cotizaciones promedio de 80 dólares por barril.

Si la producción No-Opep sigue creciendo como hasta ahora, el arma de los recortes de producción Opep corre el riesgo de hacerse absolutamente ineficaz. Y ese peligro es absolutamente real.

El inconveniente fundamental de esta posición “inactiva” es el tiempo que habría que esperar para que los precios se estabilizaran sobre 79 dólares por barril para el crudo marcador Brent del Mar del Norte. 

Venezuela, Irán, Libia e Irak son los más afectados, porque necesitan mantener ingresos petroleros muy elevados para sostener sus economías seriamente problematizadas. También está el caso de Rusia, uno de los grandes productores No-Opep, cuyas pérdidas por la baja de precios son sustanciales.

Los analistas esperan que la Opep vuelva a convocar otro pleno de sus miembros antes del primer trimestre de 2015, para evaluar otras opciones.

* Reporte de Energy Intelligence Group. Traducido y versionado por ALTAG.

 

 

 

 

 

diciembre 1, 2014
Bajan los precios del crudo y la Opep no hace nada
Popups Powered By : XYZScripts.com