País:


5 errores clásicos y costosos de los emprendedores

emprendedor 2
Como todo empresario que recién comienza, Rodney Nelson necesitaba una buena página de Internet. Woolly Pocket, la compañía que estaba desarrollando junto con su hermano Miguel, pretendía vender por medio de la Web macetas de pared amigables con la ecología y con diseño ingenioso que ellos mismos habían creado. Pero hubo problemas.
“Nuestra primera página no se ajustaba al protocolo de diseño estándar de un buen sitio de Internet”, recuerda Miguel, quien es asesor en Administración de empresas en Phoenix, Arizona, EE.UU. “Resultaba difícil navegar en ella; los clientes tenían que hacer scrolling hasta el final del home para pasar a la siguiente página y luego encontrar el botón ‘Comprar ahora’“.
Los hermanos cambiaron de desarrollador. No obstante, su segundo portal tampoco funcionó bien y tuvieron dificultades para lograr que el equipo técnico les respondiera rápido. “Por el primer intento pagamos menos de US$7,000, pero tendríamos que rehacerla unos seis meses después”, explica Rodney. “La segunda vez costó US$15,000; estábamos más contentos con el desarrollo, aunque no fascinados. Aproximadamente un año después, buscamos otra compañía. En un año y medio hicimos en total cuatro sitios Web antes de lograr que uno funcionara”, agrega.
Podría no ser su página de Internet lo que acabe costándole caro, pero algo lo hará; es la “Ley de Murphy” de los novatos. En apariencia existen incontables maneras de gastar dinero. Y a veces es imposible generar una estrategia específica para evitar cada una de ellas.
Recuerde que unos cuantos errores costosos pueden hundir una empresa que tiene los recursos justos.
A continuación señalamos cinco pozos en los que debe tener cuidado de caer, así como el consejo experto de quienes los evitaron.
1. El equipo equivocado. Bill Aulet, gerente general del Martin Trust Center for MIT Entrepreneurship y autor de Disciplined Entrepreneurship (Iniciativa empresarial con disciplina), dice que elegir el equipo incorrecto es el error más costoso que cometen los emprendedores, pues da lugar no sólo a una pérdida de ingresos, sino a un gasto en términos de tiempo y ánimo.
“Escoger a quién contratar y con quién trabajar en una empresa que está empezando es como jugar básquetbol en el patio de la escuela: puedes elegir a tus amigos y jugar con ellos, pero si quieres mejorar y permanecer en la cancha, tienes que escoger con cuidado a tu equipo”, sentencia.
Es crucial seleccionar personas con un diverso conjunto de habilidades. Sin embargo, asegura Aulet, “de manera muy similar a lo que ocurre con los equipos deportivos, también deben compartir algunos valores en común y la habilidad de confiar entre sí en situaciones difíciles. Por eso, la experiencia laboral que hayas tenido con tus cofundadores y primeros empleados en tiempos estresantes será mucho más importante que ser amigos”.
noviembre 11, 2014
5 errores clásicos y costosos de los emprendedores
Popups Powered By : XYZScripts.com