País:


4% del tráfico oculto en Internet va hacia fines ilegales

INTERNET TRÁFICO El 4% del tráfico oculto en Internet se dirige a fines ilegales, como el comercio de armas, drogas o a la distribución de contenidos delictivos, según los responsables del proyecto Tor (The onion router), el navegador de software libre más usado en el mundo y pieza clave de "Internet oculto". Según explicó uno de los responsables de atención a los usuarios de este proyecto, Noel Torres, el navegador Tor cuenta con unos 11 millones de usuarios en todo el mundo y la colaboración de unos 4.000 voluntarios, que prestan sus computadoras para encriptar las comunicaciones. La última jornada del congreso Circumvention Tech Festival, que se celebró en la ciudad española Valencia, sirvió de marco para la presentación en Europa de la cuarta versión de este navegador, una versión evolucionada y más segura de Mozilla Firefox. Como indica su nombre en inglés, cebolla (onion), el funcionamiento de este navegador permite que dos personas se pongan en contacto sin que el receptor del mensaje sepa quién lo envía (a menos que lo diga), e interponiendo tres computadoras en el canal de comunicación, cada uno de los cuales desencripta una de las capas de seguridad. Así, es especialmente útil en países donde la navegación está censurada, en los que se persiguen determinados tipos de activismo, para quienes deseen ponerse en contacto con periodistas, denunciar casos de violencia de género sin dejar rastro o en determinadas investigaciones académicas. Según advierten los desarrolladores de Tor, cuando se accede a Internet mediante un navegador convencional, la publicidad que se nos ofrece, los precios, e incluso los artículos de noticias a los que tenemos acceso están segmentados por nuestra ubicación o búsquedas anteriores. De forma habitual, una persona puede ser seguida por más de un centenar de compañías que venden su perfil a los anunciantes, e incluso la actividad en redes sociales puede ser usada de forma perversa. Aunque el proyecto Tor tuvo su origen hace más de una década en el ámbito militar, para facilitar las conexiones de los agentes extranjeros con el ejército estadounidense, actualmente se desarrolla como una fundación sin ánimo de lucro y cuenta con subvenciones de diferentes organizaciones y gobiernos, entre ellos el de EEUU y Alemania, en el marco de proyectos contra la censura en la red. "En recientes episodios de la primavera árabe, en Siria, China, Irán... son muchos los países en los que Tor puede ser muy útil", explica Noel Torres, quien reconoce que, al establecer tres conexiones intermedias entre el emisor y el receptor del mensaje (mediante computadoras de voluntarios) se ralentiza notablemente la velocidad de navegación. "Aunque tenemos el software alojado en decenas de servidores alternativos (mirrors) que escapan a la censura, recibimos peticiones para que lo enviemos por correo tradicional o se lo pasan los usuarios de unos a otros, es libre", según Noel Torres. Debido al hecho de que la instalación del navegador deja un rastro obvio en la computadora del usuario, y ante la circunstancia de que muchos usuarios no disponen de terminal propia, el proyecto Tor ha evolucionado en otras vertientes, como la aplicación Tails, que desde un USB es capaz de ejecutar un sistema operativo Linux que no deja ningún tipo de rastro, o The Guardian dirigido a garantizar la seguridad de las comunicaciones realizadas a través del móvil. "Tails es una herramienta útil, por ejemplo, en los ordenadores de la Universidad de Cuba", explicó Noel Torres.
www.iprofesional.com
Marzo 11, 2015
4% del tráfico oculto en Internet va hacia fines ilegales
Popups Powered By : XYZScripts.com